En los últimos meses el sindicato de comercio se convirtió en el objeto de todas las miradas políticas, gobiernos, empresas y el mundo sindical observan lo que sucede en calle moreno, no es para menos, se trata del gremio con mayor afiliados del país, un termómetro para las paritarias como también para la política de precios del gobierno nacional ya que la mayor rama de mercantiles agrupa a los trabajadores de supermercados. En este sector incuba y crece una nueva gesta eleccionaria de cara al año 2022. 

Por un lado Ramón Muerza logró unificar a las oposiciones en un frente amplio, hasta el 2020 existían muchas agrupaciones opositoras pero fueron fagocitadas por el oficialismo, por otra parte Armando Cavalieri nombró sucesor “Carlos Perez” actual presidente de la obra social OSECAC. 

Pero quién es quién en lo que parece la recta final hacia un mano a mano entre Ramón Muerza y Carlos Perez.

 

Un tal Perez

 

Carlos Pérez, sucesor de Cavalieri en COMERCIO?

 

Además de presidir la obra social Perez es el titular de la secretaría de asistencia social en la filial capital del sindicato de comercio. El nombre de la secretaría de la que estitular no es casual, como tampoco la política que se ejecuta desde esa secretaría.

Los beneficios de ayuda para afiliados se distribuyen desde el espacio que encabeza Pérez, entrega de útiles, pañales, becas estudiantes ( ya no se entregan, Cavalieiri las discontinuó luego de asumir en 2018). El lugar que ocupa el entenado de Armando Cavalieri no sólo es estratégico como herramienta de captación de afiliados y de coacción de delegados de base, sino que expresa la visión de las organizaciones sindicales que tiene el oficialismo del sec en caba. Asistencialismo y disciplinamiento podría ser el título de una llamada “doctrina Cavalieri”. 

Los orígenes de Carlos Perez se ajustan a su política gremial, hombre íntimo de “Armando” se ganó su confianza en numerosas partidas de tenis en el complejo deportivo de parque norte, Pérez fue designado  “gerente”  por el gitano y así se convirtió en jefe del lugar. En 2011 su salto a la política del sindicato a nivel capital federal significó el inicio de su carrera como dirigente sindical en lugar que ocupa actualmente como secretario de asistencia social. Su experiencia como trabajador sindicalizado es nula, sus méritos se sustentan en gozar de la extrema confianza del actual secretario general de los mercantiles. En calle moreno es un secreto a voces el malestar de los delegados y delgadas, trabajadoras y empleados del gremio por su falta de experiencia y malos tratos “le falta política” le aseguró en of un delegado oficialista de la empresa Cencosud a LPS. 

Pero los cuestionamientos hacia el ungido Carlos Pérez no vienen solamente de las bases, la confirmación como elegido del gitano provocó un cisma en los secretarios generales de otras filiales de la Federación de empleados de comercio y servicios (Faecys). Fundamentalmente los dirigentes del conurbano (seoca-secla-san martín-zona norte) vienen desarrollando reuniones donde podrían definir un desplante público a la candidatura de Pérez. 

Por el momento la anticipada candidatura de Carlos Pérez trajo más problemas que soluciones al oficialismo mercantil, en la última aparición de Pérez en un portal web acusó a Pablo Moyano y Muerza de prácticas desleales, la respuesta del líder de la oposición en comercio no se hizo esperar y fue en exclusivo para lps 💥Ramón Muerza le responde a Carlos Pérez 

Muerza

Pablo Buffone (@BuffonePablo) | Twitter

 

Los comienzos de Muerza son más conocidos y el mismo Muerza se encarga de hacerlos públicos. Matarife de oficio, se desempeñó como carnicero en la empresa Coto donde forjó su carrera sindical como delegado. Ramón, como llaman cariñosamente los trabajadores, narró más de una vez la pobreza de su infancia y lo difícil que fueron esos años, de aquella época existe un vínculo consolidado con la pastoral católica, el sector más progresista de la iglesia. Pero su historia como dirigente se distingue de la de su futuro contrincante. Una vez que Muerza comenzó a participar en la comisión directiva del sec, su foco estuvo en la organización sindical de las empresas. El sindicato de empleados de comercio no tiene representación de las minorías, por lo tanto lo tuvo que hacer en la interminable lista de unidad de Cavalieri. 

En 2007 asumió como secretario de organización, lugar en el que se desempeñó hasta 2018, desde la secretaría de organización se ocupó de sindicalizar empresas históricamente ninguneadas por los dirigentes cavalieristas. De esta forma, call centers, editoriales, empresas de software comenzaron a tener delgados y delegadas del sec, lo cúal despertó el interés de otros sindicatos lo que en algunos casos derivó en conflictos de encuadramientos. Dentro del mundillo de comercio Muerza es conocido por ser el secretario de organización que más elecciones a delegados habilitó, postura que muchas veces provocó en encono de los dirigentes más cercanos a Cavalieri e incluso del mismo gitano. 

Ramón también protagonizó peleas internas en reclamo de ampliar la cobertura social para los trabajadores de comercio, en diálogo con LPS el mismo Muerza le responde a Carlos perez afirmando que los beneficios sociales que Peréz muestra como gestión son producto de discusiones que Muerza tuvo con Cavalieri para que el ahorro del sindicato más grande de la Argentina le llegue a los afiliados y afiliadas. 

 

Lo que sigue

 

Como hemos afirmado más de una vez la disputa entre Ramón Muerza y el heredero de Armando Cavalieri, Carlos Pérez es monitoreada de cerca y en silencio por todo el arco político y sindical del país. El cavalierismo se esfuerza en comprar publicaciones donde buscan restarle peso político a Muerza y mostrar a Peréz como número puesto. Sin embargo son luces de bengala en medio de lo que cada día se parece más al naufragio de un liderazgo que lleva 40 años al frente del sindicato mercantil. 

Muerza se ganó el respeto en las calles y en las empresas que recorre día a día para dialogar sin intermediarios con los trabajadores, mostró músculo político con una movilización de más de 3000 trabajadores a las puertas del ministerio de trabajo y la sede sindical, en el moyanismo es tratado como un secretario general en ejercicio y citado como ejemplo “es un dirigente sindical” aseguran en camioneros.También en calle Balcarse el humor hacia “Ramón” ha cambiado, la incertidumbre inicial del gobierno nacional se transformó en respeto y cautela, por ahora una batalla fundamental está ganada para el carnicero de Marcoz Paz, el ministerio de trabajo no se inmolará por Cavalieri como lo hizo el entonces ministro Triacca en las elecciones de 2018, la certeza de elecciones transparentes es un horizonte casi asegurado, la gestión de Alberto Fernandez tiene demasiados problemas internos como para inmiscuirse en los asuntos internos de un sindicato aunque sea el más importante del país. Fuentes de Casa Rosada le aseguraron a La Pelota Sindical que “Moroni ya sabe que no se tiene que meter”

El final sigue abierto y la noticia continúa en desarrollo, lo seguro es que dos modelos de sindicalismo están en juego, nunca antes de manera tan explícita. Por un lado el gerenciamiento privatista de Carlos Pérez un hombre forjado al calor de los beneficios del poder Cavalierista. Por el otro Ramón Muerza junto a los trabajadores y trabajadoras de comercio intentando darse un destino propio y hacer historia en el sindicalismo argentino. 

La historia continúa. 

 

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x