Times Jobs precarización

Time Jobs, una amenaza para los trabajadores de Comercio

Por Elina Escudero* 

                             

La App que amenaza el trabajo en los Supermercados

 

Time Jobs es la nueva aplicación que ofrece un servicio de trabajadores bajo demanda para cubrir turnos en supermercados, fábricas e industrias. Bajo el mismo modelo de negocios que utilizan otras Apps como Uber, PedidosYa o Rappi, esta start up con tan solo un año en el país, se expande de forma exponencial, amenazando con reemplazar al trabajo registrado en los supermercados.

A dos años de haber sido creada, la APP ya cuenta con dos mil trabajadores activos, realizando tareas de Packing (armar pedidos) y Personal Shopper (compradores personales) en supermercados de todo el el país.

De origen chileno,  creció exponencialmente y, en tan solo dos años, logró expandir su  presencia a cinco países de Latinoamérica. En 2019, la aplicación arribó al país teniendo como principal cliente a la cadena de supermercados Walmart, pero también se extiende a otros perfiles como operario de fábricas, depósitos, personal de tareas administrativas, realización de encuestas de marketing e incluso, tareas técnicas como la interpretación de planos.

Qué son las Empresas de Plataformas

La 4ta. Revolución Industrial por la que transitamos actualmente, comenzó a desarrollarse a partir de innovaciones tecnológicas como la robotización, la digitalización y la inteligencia artificial que fueron indispensables para la conformación de modelos de negocios más austeros y flexibles: las empresas de plataformas.

Según el Profesor canadiense Nick Srnicek, autor del libro Capitalismo de Plataformas pueden distinguirse entre ellas, cinco tipos: las Publicitarias, como Facebook o Google, que extraen datos de sus usuarios para luego vender espacios publicitarios; las de la Nube, como Amazon Web Service, que rentan a otros la utilización del hardware y el software de los que son dueñas; las Industriales, como GE o Siemens, que producen hardware y software para optimizar los costos de producción; las de Productos, como Spotify, que generan ganancias mediante una suscripción a su servicio y las Austeras, dentro de las cuales encontramos a las plataformas de Trabajo como Uber. Estas empresas no necesitan de grandes estructuras para funcionar por lo que reducen al mínimo sus costos operativos y se definen por  estar “basadas en la gestión algorítmica para conectar a trabajadores supuestamente independientes con consumidores y proveedores para tareas puntuales que se completan virtualmente o en persona a través de una fuerza de trabajo bajo demanda.” (Julieta Haidar, Instituto Gino Germani – UBA)

Las transformaciones que las Plataformas de Trabajo están introduciendo en los países centrales parecen ir mucho más allá de las aplicaciones de delivery que conocemos en Argentina. Avanzan de manera transversal, sobre una gran cantidad de profesiones, tareas y sectores económicos. El gran potencial disruptivo que conlleva la posibilidad de transferir el modelo de Uber a la oferta  y demanda de trabajo en general se está convirtiendo en una de las principales preocupaciones en torno al futuro del trabajo.

El modelo de servicios on demand, mediados por plataformas digitales o APPs, es una tendencia (la uberización) inaugurada por la empresa Uber en el sector del transporte de pasajeros y se caracteriza por mantener relaciones laborales ocultas bajo una supuesta autonomía de les trabajadores, que les permitiría, por ejemplo, ser sus propios jefes, controlar sus horarios y conciliar la vida personal con la laboral.

Según un informe desarrollado por la fundación COTEC para la Innovación, además de las Plataformas que ofrecen microtrabajadores (Amazon Mechanical Turk) y trabajadores de delivery on demand (Rappi, PedidosYa), se encuentran otras empresas destinadas a cubrir la necesidad de tareas manuales o rutinarias, llevadas a cabo por trabajadoras y trabajadores denominados de cuellos azul como operarios/as de fábricas, mantenimiento, depósito o limpieza, vigiladores/as, atención al cliente etc. y de cuello blanco, que tienen una alta calificación laboral, como diseñadores/as, programadores/as, directores/as de proyectos, traductores/as, entre otros.

Plataformas Digitales Laborales para todo tipo de trabajos
Fuente: Fundación COTEC

 

El informe sostiene que una de las principales transformaciones introducidas por las empresas de plataformas es un virtual pasaje de la fábrica al trabajo digital. En Argentina, este fenómeno tiene características propias: el empleo en las plataformas digitales se transformó en un refugio ante el creciente desempleo y la parálisis económica producto de la pandemia.

La plataformización del trabajo es una tendencia que se vuelve cada vez más hegemónica, anexando a distintos sectores de la economía y arrasando con los derechos laborales asociados a un modelo tradicional donde el trabajador y la trabajadora cuentan con un contrato laboral, una jornada limitada (48 hs. semanales), salario mensual, aguinaldo, vacaciones, entre otros derechos adquiridos a través de las luchas obreras que adquirieron protagonismo durante el S.XX.

 

Cómo funciona Times Jobs en Argentina

 

Time Jobs en los supermercados

 

Time Jobs se encuentra funcionando en la Ciudad de Buenos Aires, entre otras provincias, y provee de jobbers (trabajadores) a las sucursales de Walmart Constituyentes, Pilar y Sarandí. También ofrece turnos en San Luis, Santa Fe, Tucumán y Mendoza. 

Los requisitos para ser un jobber son sencillos pero no gratuitos. Es necesario darse de alta como monotributista y luego, crearse un usuario en la plataforma gestorando, a través de la cual, las empresas de plataformas (no solo Time Jobs) triangulan la facturación de trabajadores con empresas no identificadas, como maniobra para evadir uno de los indicadores más comunes del fraude laboral, es decir, la facturación a un único cliente.

Una vez que se cumple con estos requisitos, se debe asistir a una capacitación de inducción online donde se explica la metodología de trabajo. Adicionalmente, será necesario contar con libreta sanitaria  y certificado de buena conducta (antecedentes penales).

La uberización de las Industrias

 

La aplicación ya se encuentra operando en fábricas como Peñón del Águila en Córdoba (cervecería artesanal), Spirax Sarco en Don Torcuato (compresores, grifos y válvulas ), Voest Alpine en Garín (comercialización de aceros especiales), Zott también en Garín (elaboración de  productos realizados en plástico), Molé en Córdoba (productos alimenticios) y Okinoi en la misma provincia (motopartes y motocicletas).

Los perfiles que se solicitan ondemand no sólo se limitan a tareas de depósito o limpieza, sino que se extiende también a personas con formación profesional para tareas técnicas como por ejemplo, interpretar planos, tomar medidas de calibres, realizar inspecciones de calidad o tareas generales asignadas por el supervisor del establecimiento.

Time Jobs aclara que no garantiza turnos fijos ni oportunidades o cupos a cubrir ya que esto depende enteramente de las necesidades de los clientes, pero como máximo, un jobber podrá cubrir hasta tres turnos en un mismo cliente. En este sentido, la aplicación se desliga de la relación laboral aduciendo que solo es una intermediaria tecnológica entre el cliente y el trabajador por lo que, no reconoce derechos laborales ni sociales, tampoco un seguro contra accidentes de trabajo.

¿Cuánto se paga?

El pago varía de acuerdo a un criterio geográfico. En posiciones a cubrir bajo demanda dentro de la provincia de Buenos Aires, la hora de trabajo se paga entre $210 y $220. En Córdoba, el valor de la hora desciende a $170 o $150 por hora. El pago no es inmediato, estará listo luego de tres semanas de haber prestado el servicio.

 

 

Por otra parte, para iniciar la actividad como jobber, es necesario comprar la indumentaria Time Jobs. Esta consiste en una remera, gorra, delantal y pantalón. El valor es de $2700 lo que es equivalente a un total de entre 13 y 18 hs. de trabajo a través de la plataforma.

Además, de acuerdo al cliente y la posición solicitada, el jobber deberá contar con zapatos de seguridad, guantes, anteojos y barbijo o tapabocas, es decir que la plataforma no provee ningún elemento de protección personal para realizar los trabajos asignados. Tampoco garantiza la asignación de un mínimo de turnos que logre cubrir la inversión inicial del jobber.

La tercerización de la tercerización: Time Jobs y Rappi

 

En el proceso de expansión, la plataforma de delivery Rappi, se encuentra desarrollando un servicio de Personal Shoppers. Éste consiste en realizar, a pedido del cliente o usuario, las compras en el supermercado de manera personalizada, siendo los ojos del cliente en las góndolas, eligiendo personalmente los productos de acuerdo a estándares de calidad especificados u ofreciendo en su reemplazo, el mejor sustituto posible, previa consulta con el usuario o usuaria vía chat.

El jobber en su rol de comprador personal, deberá permanecer en las instalaciones del supermercado asignado hasta recibir un pedido a través de la App de Time Jobs. Una vez recepcionado, el trabajador o trabajadora comenzará a seleccionar los productos de las góndolas. En caso de no encontrar un artículo o que el mismo no cumpla con la calidad esperada, el personal shopper deberá realizar la consulta al usuario de la plataforma a través de un chat, pudiendo enviarle, incluso, una fotografía para que él o ella misma constate su estado. En caso de no poder contactar al usuario o usuaria, una función de la plataforma le indicará al comprador personal cuál es el mejor sustituto de acuerdo a las preferencias demostradas por el usuario en compras anteriores o en otras interacciones que alimenten al algoritmo.

A través de este proceso, las plataformas logran saltar una vez más, las barreras de las leyes y regulaciones que protegen al trabajo decente, utilizando trabajadores supuestamente autónomos para realizar tareas similares a las que llevan a cabo empleados con derechos laborales y sociales. 

Durante la pandemia, la tercerización del riesgo de contagio que realizaron las personas a través de las plataformas de delivery, se está convirtiendo en un hábito de consumo que se expande, creando más necesidades y servicios.

Las empresas de plataformas parecen no claudicar en sus intentos por flexibilizar una fuerza de trabajo que debe elegir entre el desempleo o el trabajo hiper precarizado. En este sentido, la subcontratación de una Aplicación por parte de otra Aplicación, se constituye como un paso más en la construcción de modelos de negocios cada vez más líquidos donde los riesgos y costos empresarios se trasladan a les trabajadores, quienes deben asumir las pérdidas sin participación alguna en las ganancias.

En primera persona: ¿Cómo es trabajar en la App?

Una jobber bahiense, contó a La Pelota Sindical cómo fue su experiencia trabajando en Walmart a través de la plataforma Time Jobs

La jobber cumplía tareas en la zona de pickup, donde se realizaba el armado de los pedidos que los clientes hacen a través de la tienda online. Los turnos realizados fueron de ocho horas diarias y por la mañana, aunque existía una cierta flexibilidad para elegir qué turnos cubrir. Se pagaba alrededor de $200 la hora y el supermercado les daba el almuerzo, al igual que al personal de su planta. De buenas a primeras, Walmart prescindió de los servicios contratados con la App y, ante la ausencia de explicaciones certeras, solo se esparció como respuesta, un rumor acerca de que el sindicato de comercio habría impedido el desembarco de la App en la localidad.

Miguel Aolita, Secretario General de la Asociación de Empleados de Comercio bahiense, aseguró a este medio que no existió tal conflicto. En realidad, la sucursal de Bahía Blanca había advertido a su casa matriz que la contratación de personal bajo las condiciones que ofrecía Time Jobs se convertiría en un problema de difícil solución entre el sindicato y la gerencia.

La presencia sindical como antídoto a la precarización laboral

La Asociación de Empleados de Comercio representa, en todo Bahía Blanca,  a aproximadamente 18.000 trabajadores y trabajadoras. Del total, unos 15.000 (75%) se encuentran afiliados al sindicato. Un porcentaje que supera ampliamente el promedio nacional del 37% .

En diálogo con La Pelota Sindical,  el Secretario General del gremio y de la CGT bahiense, aseguró que si hay presencia sindical en los lugares de trabajo no hace falta llegar al conflicto. El dirigente aclaró que no está, de ninguna manera, en contra de la creación de puestos de trabajo ni de fomentar el empleo, pero éste debe estar encuadrado dentro de los marcos legales.

Por otro lado, Mario Amado quien conduce la agrupación La Voz de Comercio explicó cómo son las condiciones de trabajo de los Shoppers en las sucursales de Carrefour, dentro de la Capital Federal. En un principio, la multinacional intentó avanzar en la contratación de monotributistas para estas tareas. Frente a ello, el dirigente estableció como condición para la permanencia de los Shoppers en las tiendas, que la empresa cumpla con los requisitos legales y que el personal esté dentro del Convenio Colectivo 130/75 que regula las condiciones de trabajo de los empleados de comercio. En estas tiendas, las empresas de plataformas se ajustan a los requisitos legales contratando a través de una consultora de personal temporario u otra empresa creada con ese fin.

En este sentido, el abogado laboralista y representante legal de la Asociación de Personal de Plataformas, Juan Manuel Ottaviano, indicó a este medio que el trabajo eventual en nuestro país existe y es una modalidad de empleo prevista en la ley de contrato de trabajo Art. 30 (LCT). Las empresas de Servicios Eventuales, son las únicas habilitadas para proveer de la fuerza de trabajo demandada por necesidades extraordinarias o transitorias de las empresas. En estos casos, les trabajadores son contratados por la consultora quien a su vez, es contratada por la empresa o establecimiento donde finalmente, se realiza la prestación de trabajo (Tercerización).

Las empresas de plataformas, en general, incorporan a trabajadores bajo la modalidad del monotributo o trabajo autónomo. Luego, el trabajador o la trabajadora deberá facturar su “servicio” a través de la plataforma de gestoría de impuestos gestorando quien a su vez, triangula esa facturación para que no sea realizada a la empresa o plataforma sino, a terceros no identificados.

En el caso de los repartidores de delivery o choferes de uber, estos deberían ser contratados por las Apps ya que se trata de una forma de trabajo encubierta. El modelo de negocio que utiliza Time Jobs también encubre una relación laboral. Las trabajadoras o los trabajadores que presten servicios eventuales en supermercados, industrias o fábricas, deberían ser contratados por una empresa de servicios eventuales, en relación de dependencia y cubiertos por el convenio colectivo de la actividad que corresponda.

¿Qué hacer?

La afiliación sindical y la organización colectiva parecen ser factores clave en la lucha contra una modalidad de trabajo que amenaza con arrasar los derechos laborales. 

Según Ottaviano, afiliar y organizar a estos trabajadores sería el primer y más importante paso a seguir por parte de los representantes sindicales frente a un avance de estas características. Luego, de ser necesario, solicitar una inspección de la autoridad de aplicación (Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social) que pueda constatar la falta de registración de estos trabajadores.

El fenómeno del trabajo mediado por plataformas es complejo y requiere de una mirada amplia que incluya la voz de quienes efectivamente se desempeñan en ellas. Existe cierta soberanía sobre el tiempo de trabajo y una posibilidad (muy reducida por cierto) de elegir cuándo se trabaja y cuándo no, y ésta es sumamente valorada por les trabajadores. Por otro lado, bajo la promesa de ser tu propio jefe,  las empresas de plataformas continúan trasladando los riesgos hacia las personas que trabajan quienes, incluso, pueden llegar a perder la vida en accidentes sin estar cubiertas por Aseguradoras de Riesgos de Trabajo. Tampoco cuentan con licencias pagas, vacaciones 0 aguinaldo.

 

 

*Elina Escudero es Licenciada en Relaciones del Trabajo (UBA) y candidata a Beca Interna Doctoral CONICET

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.