En el reciente acuerdo paritario de Empleados de Comercio, la OSECAC se hizo acreedora de una “suma multimillonaria” que rondaría los 600 millones de pesos.

Ocurre que en la negociación que se llevó a cabo en el Ministerio de Trabajo, ámbito en el cual deben tratarse exclusivamente las incumbencias de las relaciones laborales (entre empresarios, mediante sus asociaciones representantes de empresarios; y trabajadores, mediante los representantes de asociaciones sindicales), tuvo un condimento inesperado.

El Sr. Carlos Pérez, presidente de la Obra Social de los Empleados de Comercio y Actividades Civiles, logró derribar los límites de la injerencia estatal del Ministerio de Salud, para pedirles a los empresarios, en el Ministerio de Trabajo, un “aporte patronal solidario” equivalente a la suma de $600 mensuales, por cada trabajador comprendido en el CCT 130/75.

 

(la cuenta oficial de candidato cavalierista, es privada y no se puede acceder a su contenido)

 

La suma que recibirá OSECAC no guarda ninguna relación con los salarios de los trabajadores. Se trata de una suma absolutamente arbitraria que surge del consenso entre el cavalierismo y la patronal, al momento de tratar la recomposición salarial de los trabajadores.

La negociación llevada a cabo en el Ministerio del Trabajo y no en el ámbito del Ministerio de Salud, fue interpretada por sectores opositores al cavalierismo, como una “coima encubierta” por tratarse de una negociación multimillonaria llevada a cabo con OSECAC, una parte totalmente ajena a la negociación colectiva entre trabajadores y empresarios. Todo ello, en ocasión de tratar el aumento del salario de los trabajadores de comercio, que una vez más fue cerrado “a la baja”, condenando a los trabajadores mercantiles a llevar al bolsillo una suma de dinero que se encuentra por debajo de los límites de la pobreza.

Recordemos que los artículos 13 y 14 de la ley 14.250 de Convenciones Colectivas de Trabajo, enuncian las facultades de las comisiones paritarias. Expresamente en cada inciso del artículo 14, se hace referencia a que deben convenir o acordar “ambas partes” del Convenio Colectivo. Es decir, que en las comisiones paritarias, deben intervenir exclusivamente la parte sindical y la parte empresarial, DEJANDO EN CLARO QUE LA OBRA SOCIAL NO ES PARTE DE LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA.

El “aporte patronal solidario” también llamado “coima encubierta” de $600 por trabajador, representarán un ingreso aproximado a los $600.000.000 mensuales que recibirá OSECAC de cara a las próximas elecciones del gremio. Resta preguntarse qué hará Carlos Pérez con esa suma multimillonaria que consiguió cuando debía haber peleado mejor el salario de los empleados de comercio.

La noticia no cae nada bien en un sector que desde hace casi dos años, tiene todas sus escalas salariales por debajo de la línea de pobreza. La actual negociación paritaria de Cavalieri y Pérez promete que la situación continuará durante todo 2022.

 

Rodolfo Sebastian Zotto, abogado,docente y delegado sindical.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.